Los Vagos de la Plaza

Ya lo veníamos denunciando desde hace bastante números de The Paskin.

Gracias a la dedicación de Che Copete, The Paskin pudo interiorizarse de la movida que estaban implementando dos camboyanas ejecutivas de una inmobiliaria para lograr colocar las casas de Alto Pucalán las cuales no habían sido vendidas por falta de interesados.

Pero de un día para otro estás casas tenían cientos de compradores ya que las camboyanas habían logrado dar con el premio mayor del Kino. En efecto, por obra y gracia de los pillos de siempre, que al parecer hacen nata y escuela en Pichilemu, estas casas quedaron afectas a un subsidio especial que se entrega y que hace que la casa sea entregada casi en forma gratuita.

Para obtener este subsidio las habitaciones, destinadas a sectores deprimidos, debían reunir tres condiciones:

1.- Estar ubicadas a 500 metros por donde pase locomoción colectiva.

2.- Estar ubicadas a 1000 metros de un establecimiento de enseñanza básica.

3.- Estar ubicadas a 2500 metros de un centro hospitalario.

Como se imaginaran, queridos y abnegados lectores de The Paskin el conjunto habitacional Alto Pucalán de Pichilemu no reunía estas condiciones para ser beneficiados con este especial subsidio.

Como al parecer Pichilemu es la capital del crimen organizado y de las mafias públicas los requisitos se lograron gracias al concurso de algunos pillastres quienes en papeles se logró que Alto Pucalán reuniera las tres condiciones necesarias para el subsidio, por cierto esto estaba completamente alejado de la realidad.

Pero como en el Gobierno de la Bachelet, la campeona de la corrupción en nuestro país, (Un estudio realizado y que se publica en El Mercurio dice que, novecientos noventa y nueve mil millones de pesos. Casi un billón. 1,633 millones de dólares. 1,273 millones de euros, o como quiera expresarse. Ese es el dinero que se ha visto comprometido en casos de corrupción dados a conocer durante los 18 años de gobierno de la Concertación, lo que representa el 1,5 del PIB nacional.
Según el estudio "Itinerario de la Corrupción 2008", el 48,1% de esos dineros se reveló durante los tres últimos años; es decir, en el transcurso del gobierno de la presidenta Michelle Bachelet. Una cantidad superior a los 470 mil 800 millones de pesos) nos da clases de cómo convertir un ilícito en legal.

En efecto, se dice que el Senador Juan Pablo Letelier, un verdadero experto en políticas de viviendas en la Sexta Región, estaría patrocinando una ley especial destinada a comunas deprimidas, en donde por cierto se ubicaría Pichilemu, en la que se le entregaría facultades especiales a la Seremi de Vivienda para que ella, vía resolución, pueda obviar el cumplimiento de los requisitos señalados y así los pobres que optan a estas casas sean beneficiados con el subsidio.

En un Estado de Derecho, lo ilícitos se persiguen y no se esconden y menos por obra y gracia del Espíritu Santo se convierten en legales y no es escusa que el beneficio esta dirigido a los pobres si no, sería bueno saber quiénes son los que compraron, es decir recibieron el regalo, las casas de Alto Pucalán y tendrán que concluir necesariamente con nosotros que no fueron precisamente los pobres los que recibieron el beneficio.

Todo esto, mientras nosotros, los ciudadanos honestos seguimos pagando sagradamente el dividendo.

No te acabes nunca Bachelet le gritan a coro los pillos y sinvergüenzas de este país.

Por cierto todo esto se hace con el cómplice silencio de la derecha que de fiscalizadora, a lo menos en la región, no tiene nada.